#NoEstáisSolasJuanas

El día de ayer fue un día lleno de emociones, un día que significa mucho más de lo que algunas personas quieren ver. Ayer entregamos en el Ministerio de Justicia más de 258.000 firmas solicitando el indulto de Juana Rivas. Esta petición la crearon Marina Marroquí y Nuria Coronado a través de la plataforma Change.org y a la cual la Asociación ALMA se sumó junto a la Asociación AIVIG, AMAR e Igualdad Csif.

miniteriop_juana-500x327

Por todas las personas, asociaciones y entidades que presentamos esta petición es sabido que el indulto no se puede otorgar hasta que no se agoten todas las vías judiciales, pero no nos podíamos quedar impasibles tras la sentencia contra Juana Rivas que la condena a cinco años de cárcel y seis años de retirada de la patria potestad.

Y no solo no nos podíamos quedar impasibles a una condena injusta, también teníamos que mostrar nuestro total desacuerdo con la impunidad que se ha manifestado el juez que la dictamina, y el ataque directo que este hace cuando en su sentencia valora, por no decir juzga y dictamina, más allá de los hechos que se juzgan.

Como bien apunta María Jose Blanco Barea en su artículo en Tribuna Feminista, “Juana ha sido condenada por la “ley” del SAP”, cuando El Consejo General del Poder Judicial insiste en que no se aplique y cuando profesionales de la salud afirman que es un peligroso fraude pseudo-científico que genera situaciones de riesgo para los y las menores y provocando de hecho una involución en los derechos humanos de niños, niñas y mujeres.

Esta es una manera suave de decir algo que observamos a diario cuando saltan a la luz sentencias incomprensibles que solo caben en la cabeza de personas marcadas por una profunda ideología machista. En la sentencia contra Juana Rivas se muestras varios tópicos machistas que intentan justificar su dictamen:

“No hubo maltrato, sí una falsa acusación para obtener la custodia de los hijos….” Su señoría evita indicar que ya existe una condena anterior, pero claro, el uso por parte del lobby machista de la teoría de las denuncias falsas es mucho más creíble.

Y olvidando la existencia de dicha condena, su señoría se compadece y defiende al maltratador por el ataque que Juana Rivas realiza sobre el “es una afrenta que muestra una voluntad dañina y lesiva de elementales derechos como el honor o el de presunción de inocencia” ¿Qué inocencia? Señor juez que se le olvida que ya ha sido condenado en una ocasión.

Podríamos seguir, pero creo que ya hemos dado demasiado protagonismo a un señor que, en mi humilde opinión, como poco, debería ser apartado de su cargo.

Con esta petición no pretendemos otra cosa que ayudar y apoyar a Juana Rivas, a ella y todas la Juanas que reúnen las suficientes fuerzas para intentar escapar del maltrato diario y de intentar rehacer sus vidas junto a sus hijos e hijas.

No podemos olvidar que esta sentencia no solo va contra Juana, también va contra unos hijos que han sufrido el maltrato de su progenitor, (lo de padre le viene grande), y que tienen que seguir sufriendo gracias a sentencias como esta.

Y tampoco podemos olvidar que es necesario FORMAR de verdad a quienes imparten Justicia en nuestro país, que estas situaciones se repiten a diario, (como ha ocurrido en el juzgado de instrucción nº 6 de Fuenlabrada, donde se ha permitido que una niña de cinco años sea entregada a su padre, denunciado por abusar sexualmente de ella, ver noticia)

Tenemos que dejar de barrer la mierda debajo de la alfombra, es hora de coger la basura y depositarla en el contenedor. Empecemos por realizar los cambios necesarios en la legislación, en formar de manera obligatoria a todo el personal de justicia y empezar a inhabilitar a las personas que claramente, como ocurre en la sentencia de Juana Rivas, se salten a la torera lo dictaminado por El Consejo General del Poder Judicial, la Ley de Violencia de Género y el Convenio de Estambul.

No estáis solas Juanas, pese a la gran cantidad de mensajes machistas que hoy podamos estar sufriendo, estos no nos amilanan, al contrario, nos dan más fuerzas para estar con vosotras y con vuestros hijos e hijas. Somos muchas las asociaciones, instituciones y personas las que estamos con vosotras.

 

 

Anuncios